newsletter
5 de marzo de 2013 - Categoría: Embarazo de Alicia

Las noches

insomnio-y-mareos¿Quién dijo “aprovecha, aprovecha para dormir ahora… ¡que luego no podrás!”? Bien, pues a esa persona le diré que eso es mentira porque… ¡yo ya no puedo dormir a falta de 20 días para salir de cuentas! ¿Por qué? ¿Por quéeeeeeee? Me duermo a las 12 de la noche, me despierto a las 4 de la madrugada y luego el ‘ahora-sí-ahora-no’ dura hasta las 8.30, cuando finalmente me levanto. Así que ese propósito que tenía en el anterior post de dormir 8 horas seguidas se ha ido irremediablemente al garete.

Y es que con este bombo que me ha salido es imposible descansar en condiciones. Si te pones de lado, te tira; si te sientas, te tira. Si te pones boca arriba, te ahogas. Encima, hemos estrenado cama hace un par de semanas y me estoy dando cuenta de que la elegida no es la mejor opción para una embarazada de 8 meses. Me explico: al comprarla, íbamos como zombies buscando ‘La Cama’, con mayúsculas. Mayúsculas no solo en calidad, sino también en tamaño, altura… lo más de lo más, vamos. ¿Y qué pasa ahora? Que es tan sumamente grande en todos los sentidos que no me puedo subir a ella sin ayuda y, mucho menos, bajarme. ¡Me tengo que tirar! Y podéis imaginaros el espectáculo que es una preñadísima despeluchada intentando salir de ahí en plena noche a todo correr porque la vejiga ha dicho basta.

Pero esto no es lo peor de las noches en vela en esta situación. sino darle a la cabeza sin parar. Uno de mis grandes pensamientos durante esas horas despierta es “ay, ¿no se me caerá el niño al suelo cuando intente sacarlo de la cuna de madrugada para darle el pecho?”.  No lo puedo evitar. Estoy aterrorizada ante la idea de tener que atenderle cuando yo estoy aún megasobada porque soy un pato mareado con dedos de mantequilla.

También durante estas horas en vela pienso mucho en que no tengo suficientes bodies para él. Me ha dado por ahí. Y luego están las listas imaginarias: en mitad de la noche recuerdo todo lo que me queda por hacer antes de que nazca, pero me da pereza levantarme a apuntarlo. Así que, inocente de mí, me convenzo de que al día siguiente me acordaré de todo… y obviamente, eso nunca pasa, porque en realidad, aunque no esté dormida, tampoco estoy despierta. Así que al día siguiente me paso bastante rato dando vueltas por casa sin saber qué hacer, o empezando a hacer algo, pero a la mitad de la tarea, recuerdo otra cosa que tenía que hacer, y dejo la primera a medias y así sucesivamente…

¿Y vosotras? ¿A alguien más le pasa o le ha pasado lo mismo?

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest

Publicado en: Embarazo de Alicia

Escrito por Alicia

4 Comentarios

  • 1. Paloma  |  5 de marzo de 2013 a las 14:13

    Ay, Alicia, qué malamente me estás enfocando el último tramo del embarazo!!!!!!!!

    Vamos por partes:

    -Yo ya no junté más de 2 horas seguidas de sueño a partir del mes 6. Me tocó pasar el último trimestre en plena canícula y entre el calor, la vejiga y demás cuestiones, lo más que llegué a dormir fueron 3 ó 4 horas. Gracias a Dios, con 5 meses de bebé, ya empiezo a juntar 5 ó 6, jajajajajj.

    -Para la postura viene muy bien ponerse una almohada larga que se pueda abrazar, pase justo debajo de la barriga y entre las piernas. Mi santo durmió con almohada “de cortesía” hasta que di a luz porque la suya me encajaba perfectamente en la barriga. Mateo pesó 4 kg y fue más largo que un día sin pan, así que calcula el bombo.

    ¿Y como es eso de que se te va a caer el niño cuando lo saques de la cuna? Ni de coña. Las madres desarrollamos un talento especial para manejar a nuestros bebés, a cualquier hora del día y de la noche. Ya verás como cuando salgas del hospital, eres capaz de cambiarlo con una mano mientras con la otra le estás haciendo cosquillas.

    -Bodies: calcula una docena para empezar y luego vas viendo cuando se te quedan pequeños y tienes que ir renovando. Con eso (y la misma cantidad en pijamas), vas que chutas.

    Y con las listas…bueno, ahí no tengo solución. Pero te cuento lo que yo hago cuando los malos pensamientos rondan mi cabeza en horas poco apropiadas: me digo a mí misma ¿realmente voy a solucionar algo pensando esto a estas horas? Y me contesto NOOOOOOOO. Así que visualizo la playa de Mallorca en la que pasé mis mejores vacaciones y ahí, no falla, sucumbo al sueño.

    Ya no te queda nada. Mucho ánimo!!!!!!!

    Bss

  • 2. Planeta Mamy  |  6 de marzo de 2013 a las 7:39

    Creo que Paloma te ha dado muy buenos consejos, es asi, al final solo quieres que salga para quitarte el bombo de una vez y verle la carita a tu bebe, pero si que es cierto que una vez que sale no oegas ni ojo, al menos hasts que os acoplais a vuestrs nueva vida.

    Para evitar que el bebe se te caiga por las noches te recomiendo la mini cuna de colecho de la que hablo en este post de mi blog:

    http://planetamamy.blogspot.com.es/2013/03/mini-cuna-bednest.html

    Te aseguro que yo no la tuve con mi primer hijo y la eche mucho en falta porque no se llevaba tanto, pero era cambiarla dormidita de mi cama a la suya despues de darle el pecho y despertarse como si su minicuna tuviese pinchos!!! Y ahi fue cuando deje de dormir de verdad!

  • 3. Amaya  |  11 de marzo de 2013 a las 9:33

    Totalmente de acuerdo con los anteriores comentarios!!! Y de todas maneras, quien dice que hay que dormir de noche??? Estas de baja, duermo cuando el cuerpo te lo pida, da lo mismo que sean las tres de la tarde que las once de l amañana!! Ahora olvida los horarios!! Respecto a las listas, mi abuela decia que si se olvida es que no es importante. Grabalo en el movil como nota de voz o piensa en un juego de palabras para acordarte, quitale importancia y animo!! Lo estas haciendo bien!!!!!

  • 4. Martina  |  12 de marzo de 2013 a las 17:34

    Pues a mi me pasa lo mismo Alicia… me despierto primero a hacer pis, luego porque sí, y ya ando dando vueltas con mi barriga y mi cabeza a partes iguales…
    Y eso que estoy llevando el embarazo fenomenal , y estoy tranquila aparentemente.
    Estoy muy deacuerdo con el truco de la almohadita, a mi me ha ayudado , poniendomela debajo de la barriga para que descanse sobre ella (en realidad es mas un cojin alargado).
    Y respecto a los miedos, cada una tenemos los nuestros, propios e intransferibles.
    Son irracionales, así que que poco te puedo decir. Solo que reconforta pensar que todas nuestras madres tambien los tuvieron, que de alguna manera nos preparan para las cosas que nos vienen, y que creo que ser madre es tambien aprender a convivir con el miedo de una forma sana.
    Porque ese miedo se irá pero inevitablemente vendrá otro.
    Asi que a respirar profundo…, y a decirse así misma: Yo puedo! Claro que sí!! Todo va a salir bien!…
    Mucha suerte!!!!!
    Todo va a salir bien, seguro!
    Martina